viernes, 5 de enero de 2018

Noche de reinas

No sólo es la noche de Reyes, también es la noche de mi Reina.
Alteza, siéntese en el trono y disfrute de la pleitesía de su vasallo.
Todos mis sentidos estarán enfocados en servirla y complacerla como se merece.
Y esta vez no es un regalo, es una actitud...

|π$tinto©

sábado, 30 de diciembre de 2017

Y ya toca

Parece que es hora de deseos, de anhelos, de hacer examen de conciencia y votos para mejorar de ahora en adelante.
Miramos atrás mientras escuchamos campanas de fondo y brindis a la luna, y nos juzgamos... si ha merecido la pena o la alegría cada acción o cada decisión. Si en aquellos cruces tomamos el sendero adecuado, la dirección idónea, el sentido correcto.
Toca repasar pasados e imaginar futuros, poner el contador a cero, resetear, recomenzar, formatear.
Siempre hay otra oportunidad, aún no es la definitiva, así que aprovechad el cambio de dígito para haceros propuestas , no a los demás, a vosotros.
Toca proponeos ser mejores personas, invitaos a pintar aunque salgan borrones, ofreceos a cantar aunque se os escape algún gallo, sacaos a bailar aunque os pisen los zapatos, empaparse bajo las tormentas y desplegar las alas para cruzar abismos sin miedo a caer.

Y toca ser feliz...

Feliz 2018!!!

|π$tinto©


domingo, 24 de diciembre de 2017

Navidad

En tiempos de guirnaldas de luces, dispendios de viandas, regalos por obligación, tumultos de gentes recorriendo calles con sonrisas impuestas por el calendario, repartos de felicitaciones a cualquier desconocido..., lo único que me altera el semblante es el brillo de estas fechas en los ojos muy abiertos de algún pequeñajo. Sus caras de sorpresa y sus miradas hiperactivas es de lo poco que consigue difuminar los rostros de las ausencias y las memorias grabadas a fuego de recuerdos de los que ya no me acompañan.
Me paro a segundos a buscar en ellas el sentido de estos días y aflora para mi la verdadera razón de las Navidades. No es regalar, ni festejar..., es compartir. Compartir sentimientos, emociones, recuerdos, deseos... porque quien comparte da parte de lo suyo, de su interior más íntimo y desguarnecido a cambio sólo de despertar algo inmaterial en el otro.
Dichosos somos quienes tenemos alguien con quién compartir algo, y no me refiero a cosas tangibles, que es lo fácil, lo barato.
Cuidad de esas personas porque ese sí es el verdadero espíritu de las Navidades, de éstas, que no sabemos si tendremos más...
Mis mejores deseos ❤

|π$tinto©

jueves, 14 de diciembre de 2017

Golpearte

Le reventó la sonrisa a besos, le desgarró la piel a caricias al tiempo que le asfixiaba eĺ temor con abrazos.
Sin hacerle daño, sin dejarle marcas, sin darse apenas cuenta, se metió en ella... y le golpeó el corazón a latidos mientras le violentaba el alma a amores...
|π$tinto©

martes, 21 de noviembre de 2017

No me quedaba mucho

No me quedaba mucho por decir,
pero sí por demostrar,
por hacer,
por sentir...

|π$tinto©

jueves, 9 de noviembre de 2017

Estrella fugaz

No tengo ni idea de lo que pasará a partir de ahora,
pero quédate a dormir esta noche, y juro que te lo pediré todas las veces que el sol se ponga.
Porque quiero contar todas tus constelaciones de lunares, quiero el sol naciente de la sonrisa de tu despertar y no me conformo con sólo el reflejo de la luna en tu piel.
No quiero acostarme contigo si no te levantas a mi vera, porque si hoy eres la estrella fugaz en mi noche, quiero pedir un deseo...
Quédate conmigo todos y cada uno de mis días. Sé mis amaneceres después de todos los ocasos...
Iπ$tinto©

lunes, 30 de octubre de 2017

Revuelto

El sitio de mi recreo estaba cercado de una valla cerrada, con un vetusto candado que penetraba dos enormes eslabones de los extremos de una serpenteante y gruesa cadena. Cerraba mucho más que un lugar de asueto y libertad. Cercenaba pensamientos, sensaciones, sentimientos y formas de expresarse.
Era un tapón mental a una forma de ser y estar, de sentir y compartir. Era un tachón, un borrón en toda regla, un auténtico e incómodo cinturón de castidad.
Con el tiempo me acostumbré a llevarlo puesto, hasta tal punto que me olvidé de él y de su significado. Aprendí y evolucioné después de aquella amputación hacia otras necesidades menos etéreas y más cotidianas. Realidades del día a día que fueron echando tierra sobre aquel espacio hasta sepultarlo en el tiempo y cubrirlo de la arena del olvido.
Lo que ahora es un lugar yermo y abandonado, en sus tiempos fue un vergel de esparcimiento y sensibilidades por el que correteaban varias niñas, traviesas ellas y pizpiretas. Cada día, fieles a su cita, hacían uso de los toboganes, ruletas, columpios y todas sus atracciones, llenándolas de alegrías. Aún las puedo escuchar en los ecos de la lejanía...
Hace pocos días escuché el desgarrador grito de una de aquellas niñas. También le habían colocado un candado a su jardín y le impedían acceder a regar los sentimientos que con tanto cariño y amor había ido sembrando y cuidando en los corazones de muchos admiradores.
No hay cerraduras que puedan impedir brotar los sentimientos, ni oscuridad que los impida brillar, así que si no es en ese lugar, plasmará en otros su particular e íntima forma de volcar su delicadeza sobre renglones que tienen tacto en sí mismos.
Porque aquella niña que jugueteaba en el sitio de mi recreo, se hizo mayor logrando que las palabras no sólo nos tocasen, sino que nos atrapasen y lograsen anidar dentro de nosostros, y todo, sólo con su esencia...

Iπ$tinto©

viernes, 7 de abril de 2017

Las mujeres que le gustan

Le gustan las mujeres que le saben provocar con su cabeza,
que le seducen con su inteligencia,
que hacen que su mente carbure a todo lo que da,
que le muestran más sus conocimientos que su escote,
que agitan más sus ideas que su trasero,
que le tocan más con sus pensamientos que con sus manos,
que sacan a pasear su viveza y no sólo sus vestidos...
Hay orgasmos mentales que te elevan tanto como los físicos.
Puedes tener un cuerpazo de infarto, que como no tengas un cerebro con curvas, no vas a ponerle cachondo...
|π$tinto©

viernes, 17 de marzo de 2017

Caminos

Hay caminos que merecen la pena recorrerse.
Aunque te pierdas, aunque te extravíes, aunque resulte angustioso en algún momento, aunque la senda no esté señalada de antemano o se borren las marcas que dejaste para poder volver.
Hay viajes que hay que emprender y que no te dejarán indiferente, porque cuando das tu primer paso, ya intuyes que jamás volverás a ser la misma persona...
|π$tinto©

miércoles, 8 de marzo de 2017

Día de la mujer

Hoy es tu día. Un día que como muchas otras fechas señaladas, no tendría que festejarse, porque implica algo especial, algo que sólo sucede una vez al año.
Y tú..., tú eres mujer 365 días al año, todos los años, a tiempo completo.
Como tú, media humanidad se ha levantado está mañana siendo mujer, inherente a su condición humana, y hoy no podrá parar a festejarlo, porque ha de trabajar, o estudiar, o buscarse la vida. Esa misma en la que se le acumulan las tareas y preocupaciones, las obligaciones, los disgustos, los problemas, las responsabilidades, las penas...pero también las alegrías, los amores, las soluciones, las satisfacciones, las ilusiones...
Ser mujer no es una ventaja, pero tampoco ningún inconveniente para nada, en ningún aspecto, en ningún campo, en ninguna situación.
Tenemos madres, hermanas, abuelas, parejas, hijas, amigas, compañeras, conocidas...mujeres...todas!, y no van delante, ni detrás. Nos acompañan.
Hoy es tu día, pero debería de ser uno de tantos, porque no sólo vales hoy...
|π$tinto©

martes, 14 de febrero de 2017

Querer en una fecha

Porque no quiero estar sujeto al calendario, depender de un almanaque, ponerle número al amor, querer por imposición.
Porque no quiero que me digan cuándo y cómo quererte.
Porque no quiero quererte en rosas, en joyas ni en velas.
Porque no quiero programar mi cariño, no quiero quererte hoy más.
Quiero quererte a mi modo, ayer, hoy y hasta cuando sea, espontáneo, fluido, brotado, manado...
Porque me sale, hoy voy a quererte igual...
|π$tinto©

viernes, 10 de febrero de 2017

El aprieto

Le gusta ponerla en un pequeño aprieto. Cuanta más gente hay, más le pone, cuanto más es el riesgo, más le excita.
No es algo descarado, es disimulado, como un juego secreto, como una contraseña compartida.
Un roce delicado en el sitio adecuado, una mirada incitante, un pensamiento cómplice, un adelanto de lo que le espera.
La imposibilidad de hacer algo conjugado con el deseo de hacerlo y detonado con un sutil acto que enciende la mecha, que acrecienta las ganas.
A veces, una intención libera más deseo que un acto consumado...

|π$tinto©

viernes, 3 de febrero de 2017

Quiero que te lo imagines

Quiero que te lo imagines...
El tenerme cerca, a sólo un respirar de distancia.
Sé muy bien qué es lo que provoca en ti,
que te alborotas aún sin yo tocarte.
Que sucumbes a esa manera de seducirte, en que tu cuerpo deja de ser tuyo y es en parte mío.
Quiero gobernar tu anatomía en la distancia, y hacer de tus manos las mías.
Quiero que te lo imagines...
|π$tinto©

martes, 17 de enero de 2017

Viajes

Líneas paralelas que avanzan hacia el horizonte,
estaciones donde sube y baja gente,
túneles donde se vislumbra una luz a la salida,
puentes que salvan desniveles y dificultades,
traviesas que unen y mantienen a la misma distancia,
barreras que se elevan o descienden en los pasos a nivel,
agujas para cambios de vías en los cruces,
nudos ferroviarios por deshacer,
locomotoras que nos enganchan y nos llevan.
Andenes que tenemos abandonar para viajes que debemos emprender...

|π$tinto©

viernes, 6 de enero de 2017

Día de reyes

Hoy la felicidad está en el brillo de sus ojos y en las manos que descubren sus regalos. Haya sido un simple globo, o el más complejo, caro y elaborado, hoy ellos son los usuarios, los dueños. Y si quieres rozar la felicidad, ponte al lado de uno de esos pequeños gigantes, seguro que te la contagia...
|π$tinto©

jueves, 5 de enero de 2017

Seguir la estrella

Dice la tradición que 2000 años antes, unos hombres de Oriente siguieron aquella estela hasta su anhelo. Esta noche, él hacía el camino inverso, y llevaba a su deseo a enseñarle aquella estrella y todo el firmamento...
Buenas y Mágicas Noches

miércoles, 4 de enero de 2017

Carta a los Reyes Magos

No era de mucho pedir, no necesitaba de la avaricia de ciertas banalidades, de cosas superfluas, mundanas. No deseaba las cosas como posesión, sino como disfrute.
Era básicamente conformista, así que sólo había escrito una palabra en su carta a los Reyes Magos..., su nombre...
Eso sí, lo repitió cientos de veces hasta rellenar todos y cada uno de los renglones de aquel folio, que llevaba impreso su único y más ardiente deseo...
|π$tinto©

sábado, 31 de diciembre de 2016

Fin de año 2017

Quiero desearos un Feliz 2017!!
Que el nuevo año llegue cargado de buenas intenciones, y alguna mala...
Os deseo Salud, Felicidad, Amor, Amistad, Ilusión, Sensualidad, Erotismo, Esperanza, Sueños, Sexualidad, Lujuria y muchas Risas, uno por cada uva.
No os olvidéis de llevar algo rojo encima, aunque sólo sea el rojo de la pasión...
Abrazos para ellos y besos bajo el muérdago para ellas!!
|π$tinto©

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Lo que dejas

Lo importante es lo que dejas, no lo que te llevarás.
Eses momentos en que acompañas a alguien, le llamas, hablas con él, le mandas un mensaje, le escuchas, le sostienes en su descenso y le sirves de apoyo en su ascenso. Ese "cuenta conmigo" que te sale de dentro, el estar cerca cuando las cosas van bien, pero aún más cerca cuando no tanto.
Qué paradójico es, que cuanto más das, más recibirás, porque te lo devolverán con intereses en miradas de agradecimiento, sonrisas, caricias cómplices, abrazos sentidos o escandalosos silencios de ese idioma que sólo se entiende en ese preciso instante. Ese simple "gracias" que te remueve todo tu interior y esa lágrima que luchas porque no aflore.
Cuando llegue el día, nada te llevarás, como llegaste, así te irás.
Procura dejar siempre buenos recuerdos, porque sólo ellos te harán eterno...
|π$tinto©

viernes, 23 de diciembre de 2016

Regalos en Navidad

Hay días y fechas,
y hoy es una de esas,
de reencuentros, presencias y ausencias...
Recuerda que la vida te da un regalo cada día, no sólo en Navidad...
|π$tinto©

Feliz Navidad!

No soy yo muy dado a estas fiestas.
Lo de que te “obliguen” a ser feliz en unas determinadas fechas, a querer a todo el mundo, a irradiar sonrisas, cantar villancicos, consumir por consumir, etc no va conmigo, con el agravante de que son días en los que echo aún más de menos a los que ya no están…
Pero esto no es por imposición y sí de manera espontánea, porque a los que me habéis acompañado estos meses con vuestros comentarios, likes, compartiendo cosas, etc sí me apetece mucho desearos Felices Fiestas, incluídos los que leéis los post sin “dejar huellas”, pero seguís la página.
Que disfrutéis todos de estas fechas con vuestros seres queridos y elevéis un poco vuestro nivel de sensualidad, erotismo y amor… ¡¡FELIZ NAVIDAD!!
|π$tinto©

miércoles, 21 de diciembre de 2016

La noche más larga

No puede ser casual que los astros pacten con mis deseos, que las estrellas alumbren nuestro encuentro y la prolongada oscuridad se alíe con nosotros.
No es casualidad que el tiempo que osamos frenar, hoy nos favorezca, nos sirva y nos socorra.
Así que vamos a exprimir, a apurar y a estrujar la noche más larga... a charlas, a cariños, a calores y a acariciarte bonito hasta que te me duermas. Y a despertarte a roces, a arrumacos y a mimos hasta conseguir separar la puesta de sol del próximo amanecer en un celestial e inacabable solsticio de amor...
|π$tinto©

sábado, 17 de diciembre de 2016

La corbata (continuación)

Su elixir llenó mi boca, así como sus gemidos mis oídos y su entrega mi dedicación.
Al separarme de ella pude contemplar su estampa en aquella silla atada de pies y manos, pero libre de mente, deambulando entre la ansiedad y la confianza, entre las ganas y el placer.
Sus muslos permanecían entreabiertos dejando asomar los brillantes pétalos de su flor, como una amapola roja resalta entre los campos de trigo, encarnada, mojada de rocío, recién invadida por la abeja en busca de su néctar.
Todo lo envolvía un ruidoso silencio que lograba que cualquier sonido tomase una inusitada dimensión, como el roce de sus piernas contra la madera del asiento, o mis pisadas dando vueltas en torno a ella como león acechando su presa. Podía escuchar claramente cada milímetro del paseo de su lengua por sus secos labios intentando mitigar esa sequedad provocada por su ansia de más. Su cuerpo conversaba con mi mente susurrándole ideas de qué hacer con él, cómo complacerlo y evadirlo del mundo real, y yo estaba seguro que ella escuchaba mis miradas, su inmersión por los senderos de su piel, por las pendientes de su cuerpo, derrapando por las curvas que insinuaba su vaporoso vestido.
Sin dejar de hablarle en Braille con mis ojos, me acerqué hasta la mesa dispuesta para la cena de dos y tomando prestada una de las copas de vino, la rellené con algunos hielos de la cubitera. Su sonido al caer contra el cristal centró toda su atención, escrutando el aire en busca de más pistas que le adelantasen qué iba a hacer con ella. No obtuvo más información salvo mis lentos y seguros pasos cada vez más próximos a ella. Me detuve a centímetros de su cuerpo, que emanaba calor de deseo en vapores que llenaban mis pulmones de su olor a ella.
Cualquiera que viese la escena podría pensar que me iba a dar un festín con mi copa en una mano y mi tenedor en la otra, y no andaría muy desencaminado, porque era eso lo que estaba haciendo esa noche…comerla y beberla…
Disfrutando del momento posé suavemente los dientes del tenedor en su cuello y lentamente dibujé un camino que me llevó hasta su hombro desnudo, en un viaje que le pareció durar horas. Allí enganché el delgado y tenso tirante de su vestido y lo hice abdicar de su estilizada clavícula. Esta vez la senda discurrió algo más profunda, desde su Este a su Oeste atravesando su torso, dejando sinuosos surcos paralelos cual campo arado, plantando semillas de deseo a su paso, que esa noche germinarían a la luz de la noche.
El segundo tirante fue empujado deliberadamente fuera de su hombro provocando el derrumbe de su vestido en una avalancha que descendió pendiente abajo de su cuerpo, salvando los escollos a su paso. Las vistas de las colinas destapadas tras el movimiento eran una maravillosa postal, una panorámica de un precioso paisaje montañoso. Los dientes metálicos ascendían sinuosamente aquellas laderas que se movían ajetreadas cual terremoto, movidas por su agitada respiración. Conquisté la cumbre y me recreé en los rosados riscos que las coronaban. Su cuerpo se retorcía convulso en la silla pugnando por soltarse, por alcanzar aquellas manos que gobernaban las sensaciones debajo de su piel, por ponerle forma y silueta a quien le hacía pendular entre el goce y el sufrimiento.
Dejó de sentir el acero en sus pechos y sin previo aviso mojé mis dedos en el deshielo líquido de mi copa y dejé caer una gota en la sima de su escote. El impacto fue como una bomba en su piel, paralizando todo a su paso, erizando su dermis en la travesía gravitatoria. Sin tiempo de asimilarlo una segunda gota cayó sobre uno de sus pechos, y una tercera, y una sucesión de ellas como fría lluvia incapaz de apagar el fuego que la recorría por dentro, juntándose en sinuosos torrentes que lo empapaban todo. Con mis yemas mojé su boca y cual orquídea hambrienta, me atrapó. Como tras sedienta travesía por el desierto, sus labios chuparon toda la humedad logrando calentar mis entumecidos dedos con ardiente pasión. Succionaron mis apéndices como queriendo adueñarse de todo mi deseo a través de ellos, de beber hasta la última gota de mi lujuria. Los retiré de su boca porque el manantial de mi deseo seguía manando, y su cauce empezaba a desbordar aquella silla en busca del delta de su desembocadura , y el océano final se me antojaba ubicado en aquella mesa.
Así que me agaché tras ella y desaté su tobillo derecho, y danzando mi uña por su piel me trasladé cual ardilla en tiempos de los romanos, sin dejar de acariciarla, por su pantorrilla, su rodilla, la cara interna de su muslo, mi tesoro, su otro muslo y finalicé desatando su tobillo izquierdo. Seguidamente posé mi húmeda lengua en su nuca, y la deslicé por su cuello, rodeando su hombro y dejándola caer por su brazo hasta su muñeca. Con los dientes desaté el nudo y liberé sus ataduras. Bombardeé dulcemente las marcas que le había dejado con un granizo de diminutos besos a labios cerrados. La tomé de la mano y la ayudé a levantarse. Había llegado el momento de quitarle la venda de los ojos…
|π$tinto©

viernes, 16 de diciembre de 2016

El coche, sin alcohol

Es tiempo de comidas y cenas de trabajo, de empresa, de compañeros, de amigos, de reencuentros, de excusas para juntarse antes de las Fiestas.
Repaso de anécdotas, situaciones, verdades, mentiras, penas, chismes, habladurías y todo lo que conlleva ese tipo de eventos ludicofestivos. El resumen del año aderezado con gastronomía y seguramente unas copas, música, baile y risas.
Si tenéis que usar el coche, que no sea con alcohol encima, que se trata de divertirse, no de apenar a los vuestros... que os quiero a todos de vuelta. Me entendéis...
|π$tinto©

martes, 13 de diciembre de 2016

Lo mejor de ti

Lo mejor de ti es que no tienes ni idea de la sensualidad que desprendes en cada movimiento inocente, de que sin querer irradias luz y proyectas sombra sobre cualquiera que se te coloque al lado. Inundas de magia con cada mirada, con cada palabras, a cada momento, a cada historia que cuentas.
¡Cómo cuesta no engancharse de ti!
Confieso que cada vez me es más complicado no quererte...
|π$tinto©

viernes, 9 de diciembre de 2016

Actitud positiva

Hay un componente de la felicidad que muchas veces pasamos por alto. La actitud, nuestra predisposición a ser felices, la fuerza de voluntad para no caer en el desasosiego, para no plegarse al derrotismo.
Ser optimista y con actitud positiva es el primer paso de ese camino, porque atacar las cosas con la espada de la sonrisa es vencer en esas pequeñas confrontaciones no muy lejanas, las batallas del día a día, precisamente donde se encuentra la felicidad.
Anímate a ser feliz, no apagues la ilusión...
|π$tinto©

domingo, 4 de diciembre de 2016

Echar el pie

Te despiertas. Un segundo de descolocación, echar el pie al lado, y rozarle...saber que está ahí.
Tranqulizarte. Darle un beso. Dormir un ratito más...
|π$tinto©

jueves, 1 de diciembre de 2016

El suspiro

Cada vez que se me escapa un suspiro, es una señal lanzada al aire.
Es un "te anhelo" que lo impregna, un "te pienso" que lo empapa, una sentimiento que deja de ser mío para prestárselo al viento, cuya única petición es que te lo haga llegar raudo, seguro e indemne...
|π$tinto©

martes, 29 de noviembre de 2016

Estallar las reglas

Esas veces que haces estallar las reglas, cometes la travesura, desafías lo establecido, rompes con lo debido.
No importa que salpiques, porque con el tiempo las manchas de agua desaparecen y la imagen se restablece.
Que no te juzguen por un acto, sino por una trayectoria, porque tienes derecho a equivocarte... Debes...
|π$tinto©

viernes, 25 de noviembre de 2016

Creía que la desnuda

Él se creía que la estaba desnudando, pero no sabía qué la desvelaba muchas noches, qué la ponía triste, quién le hacía llenar sus ojos de lágrimas o cuándo pasaba malos momentos. No tenía ni idea de qué le hacía sonreír hasta dejarle patas de gallo, cuál era su sueño de infancia, o dónde se refugiaba cada vez que necesitaba limpiarse el alma.
Él no la estaba desnudado, sólo le quitaba la ropa...
|π$tinto©

jueves, 24 de noviembre de 2016

No todas las noches

No todas las noches follaban,
pero no pasaba una sola en que no hiciesen el amor...
|π$tinto©

lunes, 21 de noviembre de 2016

Hay abrazos

Hay abrazos que se dan con la memoria, hay caricias que se dan en los recuerdos.
Hay abrazos que se dan en la distancia, que perduran en la piel...
y en la ausencia...

|π$tinto©

martes, 15 de noviembre de 2016

Caídas

Hay caídas que son insuperables.
Tu pelo sobre mi rostro, tu mirada sobre mi cuerpo, tus manos sobre mi cama, tus caderas sobre mi pelvis...
|π$tinto©

Besos inesperados

Qué ricos los besos inesperados, los que te sorprenden, los que se dan porque sí,  porque apetece, sin tener en cuenta la opinión del receptor.
Ese beso que te plantan de imprevisto, pero con alevosía. Que te pegan en los labios cuando ni los ojos pueden enfocar a quien lo entrega.
Ese beso que es un regalo, sincero, altruista... porque quien da un beso así no espera nada a cambio, le sale de dentro darlo. Y quien lo recibe debe valorarlo como un bien preciado, natural, como el agua que brota de un fresco manantial.
Qué ricos los besos así,  instintivos...
|π$tinto©

domingo, 13 de noviembre de 2016

Distancias

Llegaba tan hondo, irradiaba tanta sensibilidad, que era posible ver el fulgor de sus ojos en sus letras, escuchar su risas en las palabras o notar en tu piel la humedad de la lágrima que emborronaba sus renglones al caer.
Era tal su fuerza, que podías verla sin estar delante, olerla sin estar cerca, erizarte el vello antes de terminar de leerla y calentarte el alma con la energía de sus frases.
Te traspasaba sus sentimientos como si nacieran en ti... podía paralizarte de asombro o hacerte brincar de alegría, capaz de invitarte a bailar y repetir incansable su melodía.
Distingues esas personas que te agarran la mano desde un papel, te abrazan por una pantalla y te besan mejor que otras bocas que sí probaron tus labios.
Esas que cambian significados de muchas palabras... distancia, la primera que me viene a la cabeza,...tocar... tocar en la distancia...
|π$tinto©

jueves, 10 de noviembre de 2016

Embriagarme

Que me permitas embriagarme de tu olor, llevar parte de ti en mi,
porque si entras por mis pulmones, terminarás fluyendo por mi sangre, llegando hasta mi corazón y llenándome por todos mis rincones...

|π$tinto©

lunes, 7 de noviembre de 2016

Retirada de post

Os pido disculpas a todos los que os tomásteis la molestia de comentar o compartir el último post que subí el sábado.
Se ve que hay gente a la que no le gusta el cine y las post sesiones, pero ¿sabéis?..., a mi me encanta. Así que aún a riesgo de que me cierren el local, voy a hacer hoy otro pase público para que repita quien quiera, y quien se anime.
Me da por saco estos puñeteros nazis que censuran y retiran algo que creo no molesta a nadie. Y con que uno solo de vosotros me lo haya pedido, yo me vuelvo a tirar al fango, porque no me importa mojarme, marcharme, salir lastimado o que me clausuren mi sitio del recreo.
Va por todos los rebeldes...

|π$tinto©

sábado, 5 de noviembre de 2016

El cine

La velada que empezó en la oscuridad de un cine, proseguía entre las sombras de su habitación.
Dónde antes había una invitación a que él se sentase a su lado, ahora había un requerimiento a que ella se sentase encima de él.
Cuando antes descansaban en el apoyabrazos, ahora se asían con firmeza al respaldo de la silla.
Antes, cruzaba las piernas en la butaca, ahora las abría a horcajadas para sentirlo muy dentro. Él ya no hundía sus dedos en las palomitas, sino las manos en sus nalgas. Ya no escuchaba los diálogos del guión, palidecía con los gemidos que le arrancaba. No bebía del refresco, paladeaba su néctar. No arrugaba su entrada, apretaba sus pechos.
Ya no veían una película romántica, protagonizaban una tórrida escena sexual...

|π$tinto©

viernes, 4 de noviembre de 2016

Desayunar fuera

Y si hoy desayunamos fuera?
Creo que es hora de que todos sepan que cuando ellos están despertándose, yo ya llevo un buen rato amándote...
|π$tinto©

martes, 1 de noviembre de 2016

Elegirse

Tener a alguien único, por ti, para ti, cada noche antes de dormir.
Mírale! ¿Te das cuenta de que en la inmensidad del mundo os habéis elegido?
No sabes la suerte que tienes hasta que la echas en falta.
No hay premio comparable...
|π$tinto©

viernes, 28 de octubre de 2016

Esa persona

Esa persona con la que puedes simultanear un beso, un abrazo y entrelazar las manos con tal fuerza que tus dedos queden marcados en su dorso.
Esa persona...
|π$tinto©

miércoles, 26 de octubre de 2016

Un café

Un café para mirarnos,
una excusa para vernos,
una razón para estar juntos...
|π$tinto©

lunes, 24 de octubre de 2016

La intimidad

Cuando mencionas intimidad todos piensan en la que tiene que ver con físicos y contactos tangibles.
Pero existe otra intimidad tan fuerte e intensa que no necesita de cuerpos, que desafía la carencia de presencias, enlazando almas, ensamblándolas y uniéndolas mucho más allá de distancias, rellenando vacíos y salvando ausencias...

|π$tinto©

domingo, 23 de octubre de 2016

La Comprobación

Cada noche, tenían que tocarse, rozarse, acariciarse, comprobar que eran reales, que estaban juntos. Porque en el fondo, antes de quedarse dormidos, ya tenían miedo de estar soñando...

|π$tinto©

sábado, 22 de octubre de 2016

La prisión

No hay declaración tan comprometedora como mis deseos en tu oído.
No hay juicio tan decisivo como el que se celebra en tu cama.
No hay condena tan dura como tu ausencia de gemidos.
No hay prisión tan llevadera como el cerrojo de tus tobillos sobre mi espalda…
|π$tinto©

viernes, 21 de octubre de 2016

Dejar el infierno atrás

Había sacado fuerzas de donde no sabía ni que existían. Tenía que hacerlo por ella misma, por su hoy y por su mañana. Le costó un mundo romper los hilos que anulaban su voluntad, las cuerdas que la amarraban a él.
Se armaba de valor y dejaba atrás mucho tiempo, sufrimientos, llantos, gritos y golpes. El miedo a seguir igual ya era más poderoso que el temor a empezar de cero, porque nada sería peor que lo que estaba viviendo, y aunque tardó en reconocerlo, no lo necesitaba, podía ser libre, lo era...
Las muletas de su gente, de sus amigos, de su familia, le ayudarían a salir, a caminar, a avanzar. Así que se apoyó en ellas con fuerza, se despojó de su traje de princesa empapado en lágrimas, de su antigua cobardía, de sus gafas oscuras que ocultaban ojos negros a la fuerza, de sus noches amargas y sus días sin sol. Descorchó la botella de la ilusión y la valentía, y caminó firme y descalza hacia su futuro, hacia ella misma, que la esperaba, ya sin él...
|π$tinto©

miércoles, 19 de octubre de 2016

Día de la lucha contra el cáncer de mama

Me lo vais a permitir, pero hoy no voy a hablar de tetas ni de pezones, voy a referirme a senos y mamas.
No soy de los que están atentos ni creen en los “días de…”, pero el de hoy sí lo merece, por conciencia, por la importancia que atesora, porque si sirve para salvar una sola vida habrá merecido la pena, porque si con ello, una sola mujer detecta prematuramente ese mal en su cuerpo, el objetivo está cumplido porque estará a tiempo de combatir esas seis letras que nos aterran, que nos infunden miedo, que nos bajan la autoestima y amenazan con desmembrarnos la vida.
No se puede prevenir, pero se puede minimizar el riesgo de contraerlo por causas que no abarquen las genéticas, con ejercicio físico, buena alimentación y el abandono de tabaco y alcohol. Infórmate y adquiere el buen hábito de la autoexploración y detección de cualquier bulto o anomalía sospechosa de ser examinada. Intenta evitar por todos tus medios posibles agrandar esa estadística que dice que lo padece 1 de cada 8 mujeres.
Cuídate, conócete, explórate…dale sentido al día de la lucha contra el cáncer de mama… por ti, por los tuyos…
|π$tinto©

martes, 18 de octubre de 2016

Los 40.000 seguidores

No me cansaré de daros las gracias...
Sois ya 40.000 los que mostrásteis vuestro agrado con esta página, independientemente de que os gusten más o menos cada post. Algunos no la siguen habitualmente, otros de vez en cuando, los hay que sólo leen, los hay que son asiduos, los hay que acudís regularmente a esta cita con vuestros instintos y participáis comentando, completando, haciendo mejores los post...
Nunca se me habría pasado por la cabeza que por unas letras se obtuviese tanto.
Porque no tenéis idea de los buenos ratos que me hacéis pasar...a todos y cada uno, GRACIAS!
|π$tinto©

lunes, 17 de octubre de 2016

Sueños

La gente los conoce por sueños,
pero yo sé que llevan tu nombre...

|π$tinto©

sábado, 15 de octubre de 2016

La corbata

La puerta estaba entreabierta, sólo tuve que empujarla un poco y apareció ante mí aquel largo pasillo que desembocaba en el salón, tal y como ella me había descrito. Cerré a mi espalda dejando el mundo fuera y avancé, resonando mis pisadas en el parquet. Me frené justo en la antesala de aquella dependencia en penumbra, sutilmente iluminada con una lámpara de pie enfocando al techo en la esquina opuesta, y otra de mesilla en el aparador a mi derecha.
Todo el fondo de la habitación era un gran ventanal con una puerta corredera que daba acceso a un precioso balcón desde el que se divisaba gran parte de la ciudad. Las luces de letreros, tráfico y edificios modificaban constantemente las sombras de aquella estancia en un armonioso baile de figuras que danzaban por las paredes al son de la música instrumental que salía de un pequeño reproductor en una estantería difuminado entre decenas de libros.
Cerca de aquel enorme ojo a la civilización nocturna estaba colocada una mesa para dos comensales, resaltando tras las copas una brillante cubitera de la que asomaba una botella de vino y otra de champagne.
Lo había visto todo en apenas dos segundos, el tiempo que me di antes de centrar toda mi atención en Ella. Allí estaba, tal y como le pedí, sentada de espaldas a la entrada, en el centro del salón, aislada de todo, desenganchada de cualquier estímulo externo, esperando...
A través de los barrotes de la silla podía ver su espalda descubierta, sólo adornada con los dos finos tirantes de su vestido, como dos lianas que bajasen a los infiernos. Su sedosa melena se desplegaba como una catarata de brillos, acariciando algunos mechones la delicada piel de sus hombros.
Avancé hacia ella despacio en una rítmica cadencia de sonoros pasos ante la que ella cada vez se elevaba un poco más en una tensión corporal que yo podía constatar cuanto más me acercaba. No debía girarse, aunque yo sabía que ella se moría por hacerlo. Lo podía ver en sus brazos, reposados sobre sus muslos, pero ahora intranquilos sin saber dónde conseguir la quietud. Sus manos se abrían y cerraban, sudorosas, queriendo sujetar algo que la calmase, pero con miedo de romper sus medias en aquel frenesí de sus dedos.
Me paré a su espalda pero no la toqué... podía masticar su agitada respiración, su deseo ascendiendo hacia mis sentidos en ese tiempo que me regalé para mirarla a mi antojo.
Deshice el nudo de mi corbata. El sonido de ella corriendo por el cuello de mi camisa la hizo dar un respingo. Su cuerpo se puso en alerta, y sus manos cogieron con fuerza el asiento. Con toda la delicadeza de la que fui capaz, coloqué la corbata sobre sus ojos y la cerré sobre su nuca, privándole de la vista. Al hacerlo pude oler su pelo, embriagarme de su aroma, emborracharme de ella...
Caminé hacia mi izquierda y comencé a rodearla, observando el centro de mis más lujuriosos pensamientos, el objetivo de mis más perversos deseos... Sabía que se sentía vulnerable, expuesta, casi temerosa, así que me agaché hacia su oído para que pudiese escuchar mi respiración tranquila y sosegada y en un susurro le hablé:
  -"Tranquila cielo..., no voy a tomar nada que no quieras darme, pero he venido a reclamar lo que es mío. Lo único que quiero es... todo de ti".
Y mi lengua invadió su oreja para humedecer sus dudas.
Hizo un amago de levantarse, pero mi mano se posó firme en su hombro a la vez que le transmitía un "tranquila, confía...", y volvió a pegar su espalda al respaldo.
Escuchó cómo me quitaba los zapatos, inquieta en la silla, como intentando cazar cada ruido. Así estuvo atenta a cómo me despojé de mi chaqueta, a cada botón de mi camisa que salía por los ojales, al sonido del cuero de mi cinturón y la cremallera de mi pantalón. A cada sonido giraba la cabeza buscando la procedencia, intentando hacer un mapa mental de la situación. El sonido de mis pantalones al caer la excitó. Sus pezones asomaron descarados bajo su vestido, marcando su prominencia en una llamada que azoró todos mis sentidos, que encendió mi cuerpo y mi mente.
Sus brazos se extendieron en mi búsqueda y casi me toca, pero no era el momento aún….quería que estuviese mucho más excitada,  quería que antes de conocer mi tacto con sus manos, ella estuviese en la antesala del placer, a las puertas del orgasmo, loca por correrse…
Recogí mis calcetines de ejecutivo y sujetándole ambas manos, se las llevé detrás del respaldo y le amarré con ellos las muñecas.
Ahora aún estaba más indefensa, más expuesta, pero más entregada… Se había calmado dentro de su creciente deseo y expectante, esperaba mi siguiente movimiento. No pudo ser otro que un leve pero directo roce a ambos pezones. Su respiración se agitó, su boca se entre abrió y yo aproveché para besarla con frenesí, para invadir su boca con mi lengua y bañarme en su saliva. Me despegué de ella casi violentamente, dejando como recuerdo un mordisco en su labio inferior. Su boca me buscaba de nuevo, pero yo volví a centrar mi atención en sus preciosos y tersos pechos y como un felino que acecha a su presa, le asesté un ataque con mi boca, llenándola de aquella redonda turgencia…
Sus gemidos empezaban a ascender hacia el techo con un volumen cada vez más alto. El momento ideal para separarme, para comprobar que sus ganas rebosaban ya entre sus muslos. Un dedo se deslizó por su cara interna, y como quien da con la clave correcta, inmediatamente se abrieron para mi, asomando una preciosa cortina de encaje que me impedía ver las puertas al paraíso. Me puse de rodillas y comencé a quitarle las medias. Sus labios asomaban a un lado de aquel tanga que era mi único impedimento hacia aquel infierno en llamas. Pasé mis manos por detrás de sus nalgas y la atraje hacia adelante sin contemplaciones. Sus cuidados pies quedaron hacia atrás para mantener su equilibrio, momento que aproveché para amarrarle sus tobillos a las patas de la silla con las medias.
Ahora sí, ahora estaba a merced de mis deseos, que yo iba a hacer suyos. Ahora iba a apropiarme de los que había ido cuidando y guiando en su mente. Ahora iba a saciar los suyos con los míos, a fundir unos con otros, a hacer de ambos, el mismo .
Mis manos abrieron sus piernas, mis dedos apartaron su tanga, su pelvis me buscó, y yo comencé a bucear entre sus muslos para beberme toda aquella humedad, para lamer toda aquella carne de pecado, para jugar hasta el éxtasis con aquel agradecido clítoris que sabía a gloria y que me regalaba una repetitiva e incansable melodía de estruendosos orgasmos que mi boca engullía como pantagruélico festín…
Continuará….
|π$tinto©